Izamal el pueblo mágico que resplandece.

Las resplandecientes fachadas amarillas resguardan una de las ciudades más antiguas del Mundo Maya. Conoce los detalles aquí.


Izamal es el pueblo mágico que resplandece a simple vista. Entre sus fachadas amarillas aún permanece el legado de la cultura Maya que pocos conocen en este peculiar destino turístico de Yucatán.

Izamal, además de tener preparadas un sin fin de actividades y gratas sorpresas para sus visitantes, también ofrece la oportunidad de conocer más sobre su pasado lleno de historia y cultura. Basta caminar entre sus calles para deleitarse de la gama de colores amarillos y ocres de las fachadas.


El asombro tomará de sorpresa a los turistas cuando descubran el Convento Franciscano San Antonio de Padua, una majestuosa edificación construida en 1549. Con 75 arcos, es considerado el atrio cerrado más grande de América y el segundo del mundo después de la Plaza de San Pedro en el Vaticano.



Este edificio fue escenario de la visita del Papa Juan Pablo II, quien fue testigo de la arquitectura y diseño que transporta a la época del esplendor del oro verde, el henequén.



Las expresiones de la cultura Maya persisten en Izamal. Esta ciudad es considerada una de las ciudades más antiguas de, incluso más que Chichén Itzá y Uxmal. En la ciudad existen siete pirámides y entre los edificios que aún se conservan se calcula suman más de un millón de metros cuadrados de construcción.


Izamal significa “rocío que desciende del cielo”,

debido al maestro y sacerdote de los mayas llamado Itzamná o Zamná, este origen prehispánico no sólo se puede ver en el nombre sino también en sus zonas arqueológicas: Tu’Ul, que se cree que era la habitación de algún importante dignatario; Itzamatul, templo dedicado a Zamná y su nombre significa “el que recibe o posee la gracia del cielo”; Habuk, plataforma limitada por cuatro edificaciones y Pap Hol Chak, basamento sobre el que se construyó el Convento San Antonio de Padua.

Pero la más sorprendente de todas es la pirámide Kinich Kakmó. La tercera más grande de México que regala a los visitantes una vista panorámica de la ciudad. Los mayas veneraban a través de ella al Dios Kinich, quien bajaba al mediodía cuando los rayos solares caen con plenitud para quemar y purificar los sacrificios y ofrendas.



Gastronomía en el pueblo amarillo.


Así como persisten los restos de la antigua civilización Maya, también sigue su distinguida gastronomía ancestral. Poder comer como nuestros antepasados es posible en Izamal, una parada obligada es el restaurante Kinich, considerado uno de los mejores de México.

Su cocina tradicional, además de ser sublime y buscar preservar los sabores y técnicas ancestrales, sigue una política de consumo de ingredientes locales que además de intensificar los sabores de la comida, impulsa la producción familiar en los solares e incentiva la economía del pueblo, por lo que al visitarlo estarán apoyando a toda la cadena de productores de la región.



¿Qué esperas? Izamal es el destino de Yucatán que te aguarda cualquier época del año, pero que en verano se resplandece aún más con los rayos del sol.

Este Pueblo Mágico es perfecto para emprender desde una caminata donde descubrirás la mezcla de culturas que convergen destacando el origen Maya, el pasado colonial y la tranquilidad del presente.

5 vistas0 comentarios